Una introducción básica en la balística y como afecta a la punteria – Parte 1 de 4: Historia de la balística

Con este artículo empezaremos una mini serie sobre la balistica que es la ciencia sobre el movimiento de objetos que han sido lanzados. Esta materia vamos a estudiarla solo en lo más básico y de una forma muy simple y sencilla para entender, no se trata de convertirnos en ingenieros sino solo de entender en lo básico que es lo que ocurre con el proyectil una vez que se aprieta el gatillo y como afecta eso a la punteria.

Empecemos primero con una muy breve introducción en la historia de las armas de fuego y la balistica…

Esta imagen es del asedio de Orleans de 1429 y es la primera imagen que se conoce donde se ilustra el combate con armas de fuego.

Aun a dia de hoy el inicio de las primeras armas de fuego basadas en la polvora no esta del todo claro, lo que si esta confirmado es que la primera receta sobre un prototipo de la pólvora ya se encontró en un libro chino del año 1040. A finales del siglo XIII (~1290) se encuentran las primeras recetas utiles sobre la polvora en Europa y a partir de los años 1247-1331 se menciona los primeros usos de armas de fuego, en este caso como arma defensiva contra asedios y eran una especie de mortero fijado sobre una plataforma estática para defender la ciudad. En 1343 durante la Batalla de Crecy se confirma el primer uso de armas de fuego sobre el campo de batalla por parte de los ingleses.

En el año 1503 y gracias a los exitos del Gran Capitán Gonzalo Fernández de Cordoba durante las batallas de Ceriñola y Garellano, las armas de fuego dejan desde de ser una arma “exotica” y se establecen como arma básica junto a las armas de asta (= Picas, alabardas, etc,…) en los campos de batalla europeos. Finalmente poco antes del inicio del siglo XVIII (Año 1700) se empiezan a establecer las primeros ejercitos basados unicamente en armas de fuego como arma principal abandonando así a las armas de asta.

Ahora que sabemos un orden histórico básico sobre las armas de fuego uno se pensará que la balistica – o sea la ciencia sobre el movimiento de objetos lanzados – tambien comenzó con la introducción de las primeras armas de fuego alrededor del año 1240. Asombrosamente no fue así y los primeros armeros que creaban armas de fuego eran de hecho artillero, ingeniero, pionero y químico en una sola persona PERO no eran fisicos. Los armeros no eran vistos como soldados y sus conocimientos estaban clasificados como “artes oscuras”. Solo como punto de referencia menciono que por esas épocas rara vez más del 30% de la población estaba alfabetizada y la alfabetización se concetraba sobre todo en las cortes y los clérigos, asi que ya podeos imaginar como el ciudadano/soldado medio veia al armero, sinceramente no me soprenderia si lo viese como algo parecido a un brujo.

Una de las primeras ilustraciones de un armero
con uno de los primeros diseños de un cañón de artillería (1327).

Debido a los pocos conocimientos sobre la gravedad se pensaba inicialmente que la bola salia del cañón en linea recta y que una vez la inercia se hubiese acabado la bala caeria en linea vertical hacia abajo. Basandose en esa teoria se pensaba que hasta una distancia de unos 400m la bola impactaria sobre una superficie vertical y que a partir de los 700m la bola caeria desde arriba sobre la superficie.
Naturalmente la practica ya demostraba que esta teoria era bastante imperfecta y se procuraron hacer algunas que otras mejoras pero sin resultados notables y hasta el periodo de transición entre el siglo XVI y XVII (Años 1500 a 1600) la capacidad de acertar dependia completamente de la experiencia del armero.

Las “experiencias balisticas” empezarón a mejorar gracias a la construcción de las nuevas fortalezas que exigian una construcción que carecia de angulos muertos para las armas de fuego defensivas y por lo tanto era absolutamente necesario conocer las trayectorias de vuelo de las bolas de artilleria. La primera persona que empezo a cambiar la experiencia sobre balistica hacia una ciencia fue el ingeniero y matemático veneciano Niccolo Tartaglia (1500-1557) y aunque carecia de cualquier experiencia militar realizó los primeros estudios cientificos permanentes sobre la balistica e inventó el clinómetro que aun a dia de hoy se sigue usando en la artilleria.

Niccolo Tartaglia

El clinómetro para medir el angulo de tiro

Los trabajos de Tartaglia eran tremendamente avanzados para su epoca pero seguian teniendo fallos y fue el florentino Galileo Galilei (1564-1642) el que estudió y solucionó los errores de Tartaglia creando así la basis cientifica para la balistica externa moderna.

Galileo Galilei

Pese a este tremendo avance cientifico su uso practico era todavia limitado y eso se debia a que bajo el punto de vista de la química, metalurgia y mecánica era imposible por esa época crear artilleria y sus correspondientes municiónes con la suficiente exactitud como para sacar provecho del trabajo de Tartaglia y Galilei. No fue de hecho hasta el inicio del siglo XIX (1800) en plena revolución industrial donde realmente se consigue implementar la ciencia balistica en la práctica militar.

Resumiendo, las primeras armas de fuego basadas en la polvora se introducieron en Europa mas o menos a partir del año ~1240, se tardó unos 300 años más hasta empezar ha entender el comportamiento de las bolas que eran disparadas por la artilleria y demás armas de fuego y finalmente se necesitaron casi otros 300 años más hasta poder aplicar esos conocimentos en la practica militar del dia a dia. Una trayectoria histórica muy impresionante….

Aqui hemos llegado al final de nuestra primera parte sobre la historia de la balística, en un futuro proximo llegarán las demas partes donde hablaremos sobre los tres componentes principales de la balistica moderna: La balistica interior, la exterior y la terminal y como afecta cada una de estas en la punteria de un vehículo de combate.

Marcar como favorito enlace permanente.

10 comentarios

  1. Excelente artículo. Gracias

  2. Muy interesante esta serie de artículos. ¡Gracias!

  3. Creo que es necesario conocer este tipo de cosas. Luego, cuando el telémetro láser y/o el ordenador balístico están reventados, vienen los lloros. Sólo nos acordamos de San Bárbara cuando truena. (No sé si entiendes la expresión, Juan. Es un Refrán castellano).

    • Don Juan II de Austria

      Hola José,

      nunca habia escuchado esa expresión pero si la entiendo, por eso todo buen tanquista sabe disparar con los sistemas auxiliares…jejejejejeje

      Saludos

  4. El tirar a ojímetro siempre ha funcionado más como un arte que como una ciencia.

  5. Si no me equivoco, Tartaglia era consciente de los fallos de su teoría. Por ejemplo, decía que el tiro era recto en un tramo y luego se curvaba, a sabiendas de que no era así, pero lo hacía porque temía que lo de las trayectorias curvas y demás fuese demasiado para los artilleros de la época; "mejor tener una teoría aceptable y comprensible que perfecta e incomprensible para la mayoría", supongo que pensó. Tengo que revisarlo (me regalaron un libro, "Las matemáticas en la guerra", y allí explicaban toda esta cuestión).

    Muy buen artículo. Sigue así, que te estás conviertiendo en una estrella.

    • Me ha encantado tu mensaje, que lúcida vision de una persona que conoce bien la mentalidad humana.
      Gracias

    • Don Juan II de Austria

      Lo que a mi me parece raro es que mucho antes de la introducción de las armas de fuego ya se usaban armas de asedio con "munición" balistica como por ejemplo la catapulta o el onagro. Aun así no se dieron cuenta de que habia una "relación o base balistica" entre ambos tipos de armas.

  6. Una delicia Juan. Quedo con hambre de mas, no te cortes en profundizar lo que veas preciso en tus artículos.

    Un saludo!

  7. De nada. Confirmo que en ese libro explican que, posteriormente, en "Quesiti et inventioni diverse", Tartaglia consideró que toda la trayectoria del proyectil era curva.

    Feliz fin de semana a todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *